#walmartshoting resultado del #racismo de

Expreso mi solidaridad con las familias de los afectados por el ataque terrorista perpetrado por el estadounidense Patrick Crusius, quien asume la ideología del supremacismo blanco, el racismo y la xenofobia.

Comparto la tristeza y digna rabia que cargan ustedes que son nuestra familia, compañeros y compañeras de lucha, trabajadores y trabajadoras, y comunidad fronteriza de El Paso, TX – Ciudad Juárez, Chihuahua. Sus fallecidos son nuestros fallecidos, sus heridos son nuestros heridos, el ataque contra ustedes fue un ataque contra todos nosotros y nosotras.

Declaro que la violencia racista siempre ha existido y nunca ha cesado. Desde los linchamientos públicos perpetrados por blancos, rancheros, grupos armados anti migrantes (Minutemen), los vigilantes y los Rangers de Texas, a las matanzas a manos de las policías municipales, locales y fronterizas.

Denuncio al Presidente Donald Trump como autor intelectual del ataque, ya que cotidianamente promueve un discurso de odio en contra de los migrantes de piel morena, sean latinoamericanos, asiáticos o africanos. La administración del Presidente Donald Trump hace suya la ideología de la supremacía blanca, utiliza la xenofobia y el racismo para dividir a los trabajadores y trabajadoras estadounidense, y así poder imponer medidas para asegurar los intereses de los billonarios de la lista de FORBES y de la grandes empresas multinacionales.

Denuncio lo ocurrido el 3 de agosto en el Wal-Mart de Cielo Vista en El Paso, Texas como un ataque terrorista perpetrado por un estadounidense, con un claro propósito racista y dirigido contra mexicanos y mexicanas, contra migrantes de piel morena, sin importar su estado migratorio o país de origen.

Denuncio las políticas racistas de marginalización, olvido y muerte del gobierno estadounidense, las cuales constituyen la columna vertebral de la violencia institucional y estructural en contra de toda persona de piel morena.

Denuncio la presencia del grupo armado United Constitutional Patriots en el Paso, quienes operan impunemente en el área de Anapra, deteniendo a migrantes, encañonándolos con armas de alto poder como la utilizada por el terrorista del ataque en esa misma ciudad. Denuncio la complicidad de las autoridades estadounidenses que permiten la operar impunemente a dicho grupo armado.

Hago responsables a las autoridades estadounidenses de la integridad y seguridad de los migrantes y de los compañeros y compañeras de las organizaciones que defienden sus derechos.

Denuncio a las empresas multinacionales, que con el apoyo del gobierno estadounidense, despojan a los pueblos latinoamericanos de su territorio, su agua y sus derechos laborales y sociales, que privatizan los servicios públicos como educación, salud, energía y transporte,  que condenan a los pueblos a recibir salarios miserables. ¡Son ellos los responsables de la crisis humanitaria en Latinoamérica que obliga al éxodo migrante, que huye de la inseguridad, la antidemocracia y la miseria!

Llamo a la unidad de todos los trabajadores y trabajadoras, sin distingos de raza y religión, para presentar un frente único y poderoso contra el racismo y xenofobia, por empleos para todas y todos, por salarios y prestaciones laborales dignas, por acceso universal pública y gratuita a los servicios de salud y sistema educativo desde kínder hasta universidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *